05 noviembre 2007

SMS

A veces nuestro propio dolor nos impide ver el de los demás.

Si estamos alertas, si abrimos nuestras mentes,
surgirán nuevas ideas.


¡¡¡¡FELIZ SEMANA!!!!

14 comentarios:

Pekas dijo...

Vivir la vida con los ojos ben abiertos... pero con la mirada de un niño... lleno de inocencia y de curiosidad...

Besos curiosos....

Always Candy dijo...

Es buena la frase, aunque a veces tal vez no veamos lo mal o peor que lo pasan otros, asi que añado,.... "Mal de muchos, consuelo de tontos".
Feliz semana, otra vez cortita!!!

Anónimo dijo...

Es cierto que cuando estamos dolidos puede que no veamos el dolor de los demás, o que incluso pensemos que nuestro dolor, sea el más "doloroso" del mundo, pero también creo que una vez que pasa, una vez que ese dolor se hace más libiano, somos capaces de entender mejor y ayudar a alguien que en ese momento esté sufriendo de aquello mismo que a nosotros nos dañó...

Uhm... no sé si me he explicado bien...

Buena semana a todos!!

besos!!

-galilea-

Anónimo dijo...

ah! y es liviano... con V

:)

-galilea-

bahhia dijo...

pekas, y cuando cuidamos ese niño, salimos fortalecidos.

always candy, tendremos que actualizar ese refrán :-P

Galilea, te has explicado estupendamente y probablemente tienes razón.

Besossssssssss

Always Candy dijo...

Galilea tiene muchísima razón, y hay una palabra para definir esa sensación: EMPATÍA. Cuando alguien no ha tenido alguna vez un problema no sabe entender ni comprender a quien lo sufre después que él.

Fenjx dijo...

ni el dolor ajeno
ni la alegría ajena
ni la propia que podría ser
ni la luz de las estrellas
es lo que tienen las lágrimas
que nos nublan la mirada

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

A menudo, cuando se está en una fase aguda de sufrimiento, la capacidad de salir de esa burbuja es nula. Quizás es necesario unos ojos como los del extraterrestre para darse cuenta.

También vale un buen bofetón (virtual se entiende) para dejar de ver el árbol y contemplar el bosque. Lo que pasa es que muchos se regodean en su propio sufrimiento porque, en el fondo, dar pena es adictivo. Se llama Sindrome de Muncahussen. Conozco casos tremendos.

Ole ese amarillo!!!

bahhia dijo...

always candy, sip.

fenjx, las lágrimas nublan, pero solo momentáneamente, ya que el fin último es limpiar arrastrando la tristeza.

fanmakimaki, cuando esa acción es nula, debemos pedir ayuda, es como quien tiene las ruedas del coche embarradas y pretende salir sin remolque. Y sí, a veces es necesario el bofeton verbal, vamos que te hablen muy clarito.

Los que van de víctimas, los que se autocompadecen ... bufff, simplemente me pueden.

Besossssssss

Bosco dijo...

Abramos el corazón.
Si reflexionamos, nos daremos cuenta de ese cierto egoismo y podremos reaccionar
EnjoY!

Mikel dijo...

Lo que pasa es que a veces vemos paja en ojo ajeno y no tronco en el propio.
Somos capaces de mimetizar el dolor de los demas por una pequeña minucia propia.
Besos.

Anónimo dijo...

Es verdad que hasta que no se pasa por situaciones dolorosas, no se puede uno poner en la piel del que sufre.


Hay otra situación añadida, a veces cuando se ha sufrido mucho, uno se endurece de tal manera que no se ve el dolor ajeno.

besitos. Ana

Bachatadharma dijo...

Desgraciadamente estamos tan metidos en nosotros mismos que apenas percibimos lo del exterior...eso tiene un nombre...egoismo...

Más empatía....menos apatía!!!!!

Besos

bahhia dijo...

bosco, abramos pues :-)

mikel, sí, pero hay que tratar de ver el tronco propio, pues solo conociéndose uno mismo, es como mejor podemos sentirnos y como mejor podemos empatizar.

ana, creo que tu nunca estarás tan endurecida como para que te ocurra eso, y no por falta de experiencias dolorosas.

bachatadharma, salgamos a respirar!!!

besosssssssss