22 enero 2008

Bertolt Brecht

- ¿Si los tiburones fueran personas -preguntó la niña al señor K-, se portarían mejor con los pececillos?

- Claro -dijo él-. Si fueran personas harían construir en el mar una cajas enormes para los pececillos, con toda clase de alimentos en su interior, y se encargarían de que las cajas siempre tuvieran agua fresca y adoptarían toda clase de medidas sanitarias. Si, por ejemplo, un pececillo se lastimara la aleta, le pondrían inmediatamente un vendaje de modo que no muriera antes de tiempo (...) Naturalmente, habría escuela. En ellas los pececillos aprenderían a nadar hacia las fauces de los tiburones, se les enseñaría que para un pececillo lo más grande y lo más bello en entregarse con alegría a los tiburones (...). Si los tiburones fueran personas también cultivarían el arte, claro está. Pintarían hermosos cuadros, de bellos colores, de las dentaduras del tiburón (...) Tampoco faltaría la religión. Ella enseñaría que la verdadera vida del pececillo comienza en el vientre de los tiburones. Y si los tiburones fueran personas, los pececillos dejarían de ser, como lo han sido hasta ahora, todos iguales. Algunos obtendrían cargos y serían colocados por encima de otros. Se permitiría que los mayores de comieran a los más pequeños. Eso sería en verdad provechoso para los tiburones, puesto que entonces tendrían más a menudo bocados más grandes y apetitosos que engullir (...) En pocas palabras, si los tibuorens fueran personas, en el mar no habría más que cultura.



16 comentarios:

saeta dijo...

No es en momentos asi en los que uno se detiene y reflexiona sobre la naturaleza del ser humano?

Tal vez el sistema establecido no funcione dede hace mucho tiempo, o tal vez nunca ha funcionado, pero es que cuando uno se para a pensarlo, ser humano es ser un tiburón para el ser humano...

Por que no intentamos ser pececillos?

Es nuestra Naturaleza... en fin.

Cuanta razó Tenías, Bertol!

Pero aun mantengo mi fe en la raza humana, que no se diga!

Nademos y volemos, pececillos y abejitas!

Besoss Bahhia, como siempre, espectacular!

:-)

saeta dijo...

perdón,...quise escribir: Bertolt! xD.


Bsssssssssos!

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Creo que la similitudes entre los peces y el hombre son muchas. Hay peces que se camuflan en cosas que no son. Hay peces que como remoras viven de otros más grandes. Hay peces que son bellos como cuadros. Hay peces terribles y pececillos diminutos que formando bancos consiguen sobrevivir.

Ejco dijo...

Si al final no seremos solo monos sino también peces. Mucho nos queda por aprender a los seres humanos, mucho, demasiados.

Narrador de sueños dijo...

Este escrito, me ha traido a la memoria el magnifico libro "Rebelion en la granja"
¿Porque será?

Besos bahhia.

xavi dijo...

Quizás por mi situación, pero la verdad es que dudo que seamos animales racionales. Vivimos en un mundo en que cada uno va a lo suyo, si tienen que pisarte para conseguir algo te pisan, si tienen que matar matan y no les importa más que sus ideas, sus credos y religiones.

Es de noche, como casi siempre cuando escribo, y tengo suerte de poder evadirme en el medio del mar, a cubierto de cualquier persona que pueda dañarme.

un abrazo

Adhará dijo...

Me has dejado con la boca abierta. Qué gran verdad!!

Dr.Mikel dijo...

Eso mismo les enseñan los islamistas radicales a sus niños para que se autoinmolen y sacrifiquen una victima en honor de cualquier creencia.

CUCHHHI dijo...

este es un blog en el que siempre encuentras y aprendes , muchísimas gracias Bahía...
besos

Bosco dijo...

Claro, pero entonces dejarían de ser tiburones.
Habrían perdido su encanto.

Suntzu dijo...

Menos mal que cada uno es lo que es.
Buen texto, Bahhia.

Glory dijo...

Buen escrito... envuelve la esencia de una gran verdad

besos

IRIS dijo...

Plas Plas! He alucinado con este post! Me ha encantado, nos invita a reflexionar sobre lo que a veces somos capaz de hacer los humanos, en fin te felicito por tan buen post!!!
UN abrazo muy grande linda!

bahhia dijo...

Gracias a tod@s.

Supongo que lo fácil es quedarnos en nuestro espacio cómodo y seguro, y aunque tenemos diferentes estados de ánimo que siempre nos aportan algo,hay que intentar ser coherentes, respetándonos a nosotros mismos.

Bss.

A.V.G. dijo...

Esta frase es una declaración de vida como no he leído otra igual:

Hay hombres que luchan un día
y son buenos.
Hay otros que luchan un año
y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht.

Nos seguimos leyendo.
Besosssss y a Disfrutar.

bahhia dijo...

A.V.G., me aprendí en la adolescencia esa declaración y es cuando descubrí a Bertolt Brecht
Bss.