21 diciembre 2007

Hans Christian Andersen


Nació en la ciudad danesa de Odense, el 2 de abril de 1805,

en el seno de una familia de escasos recuros y vivió una infancia de pobreza y abandono. A los 14 años se fugó a Copenhague. Trabajó para Jonas Collin, director del Teatro Real, que le pagó sus estudios. Aunque desde 1822 publicó poesía y obras de teatro, su primer éxito fue Un paseo desde el canal de Holmen a la punta Este de la isla de Amager en los años 1828 y 1829, un cuento fantástico que imita el estilo del escritor alemán E. T. A. Hoffman. Su primera novela, El improvisador, o Vida en Italia (1835), fue bien recibida por la crítica, y publicó un libro con cuatro cuentos de hadas. Viajó por Europa, Asia y Africa y escribió muchas obras de teatro, novelas y libros de viaje. Sus más de 150 cuentos infantiles le establecieron como uno de los grandes autores de la literatura mundial. Su obra abrió nuevas perspectivas tanto de estilo como de contenido, por su innovador empleo del lenguaje cotidiano y expresiones de los sentimientos e ideas que previamente se pensaba que estaban lejos de la comprensión de un niño. Entre sus famosos cuentos se encuentran El patito feo (con tintes autobiográficos), El traje nuevo del emperador, La reina de las nieves, Las zapatillas rojas, El soldadito de plomo, El ruiseñor, El sastrecillo valiente y La sirenita. Sus cuentos se desarrollan en un escenario donde la fantasía forma parte natural de la realidad y las peripecias del mundo se reflejan en historias que, no exentas de un peculiar sentido del humor, tratan de los sentimientos y el espíritu humanos. Han sido traducidos a más de 80 idiomas y han sido adaptados a obras de teatro, ballets, películas y obras de escultura y pintura.

Y ahora, si quieres escuchar uno de sus cuentos de navidad, pincha aquí.

7 comentarios:

Roger O. Thornhill dijo...

Cómo me gustaban sus cuentos!!!!

bahhia dijo...

roger, pues ya sabes, adéntrate en la colmena y escucha ....

Besitos.

Tawaki dijo...

La cantidad de veces que he leídos sus cuentos de niño, refriado en la cama. Ahora que tengo gripe lo recuerdo más que nunca.

Abrazos.

IRIS dijo...

Ese hombre tenía magia a la hora de narrar sus cuentos, pues son realmente maravillosos.El cuento de navidad elegido, es muy tierno, igual que la voz que nos lo relata, preciosa!:)
Un abrazo enorme linda! y FELIZ NOCHEBUENA y NAVIDAD!! :)

bahhia dijo...

tawaki, espero haberte robado una sonrisa :-)

iris, gracias a ti por estar siempre.

*****

Always Candy dijo...

Creo que los cuentos de la infancia nunca se olvidan, y lo mejor de todo es que cada uno los puede contar libremente, según los recuerde o les parezca. No?

bahhia, feliz salida de año y mejor entrada,... SÉ MUY FELIZ EN 2008!

bahhia dijo...

always, viva la imaginación, gracias e igualmente!!!

***