19 marzo 2007

Intercambio

Ayer domingo finalizó el intercambio y a las 10h. estábamos en el instituto para despedir a nuestro “correspondant”. Nuestro hijo se lo ha pasado estupendamente, aunque creo que él ha hablado, como casi todos sus compañeros, más francés, que español los franceses. En teoría debiera haber ocurrido al revés y resulta previsible que en mayo, cuando ellos estén allí, ocurra al contrario.

Ha sido una semana, yo creo que el tiempo justo, para quedarse con ganas y no agobiarse nadie. Han compartido clases, visitas culturales y ocio. Era curioso ver, como las niñas lloraban mientras ellos se despedían con abrazos. A mí, particularmente, me llamó la atención el gesto cariñoso de nuestro francés al despedirse.

Siempre noté que con Bosco tenía más afinidad, que estaba conmigo como más a la defensiva …. Uno de los días regresaron las 19h de Toledo. Querían irse de paseo y dije que no. Al día siguiente había que madrugar igual, había clases. Se mosqueó. La profesora de francés española, le dijo algo y él se disculpó. Yo no se lo había tenido en cuenta, son 14 años ... Por lo demás, siempre ha sido prudente, educado en la mesa y cuando sus profesoras nos preguntaron por él, les llamó la atención. Dicen que es muy inquieto, de malas contestaciones … Con nosotros, insisto, fue correcto en todo momento y con nuestro hijo se lleva de maravilla. Siempre “buen rollito” y muchas risas.

El sábado fue el día absolutamente familiar. Quedamos con otra familia para salir juntos, les dijimos que les íbamos a llevar a caminar por la montaña. No dijeron nada. Queríamos sorprenderles y les llevamos al entrenamiento de un equipo de fútbol. Al terminar pudieron hablar con algunos jugadores, hacerse fotos, les firmaron autógrafos. Estaban alucinados. Luego fuimos a comer “paela”, les resulta imposible pronunciar bien. Siguen siendo personitas inocentes, con la cara iluminada mostrando a sus amigos las fotos que se hicieron con “sus amigos” los futbolistas …. Y es que todos les habían dicho que eran unos pringaos por tener que ir a la montaña. Quién ríe el último … Y es que pasaron de ser unos pringaos a unos envidiaos.

6 comentarios:

Mike dijo...

Me ha gustado la historia...

O sea, que el chaval respondón en clase, pero en casa supereducao...No serás señorita rotermeyer bahhia!? QUe entonces abandono ipso facto este lugar! jajaja

bahhia dijo...

mike, uys!!!!

Dígamos que tengo mano para los niños ... xDDD

Mi vocación frustrada: profesora.

Anónimo dijo...

ayssssss, Rotermayer si todas las Rotermayer fueran como mi bahhia, mike, benditas fueran. Además que esa era mu fea y bahhia es muuuuuuuuuu wapa.

pd: no le digas esas cosas q me enfadu :P:P

Ejquito

bahhia dijo...

ejco, shhhh, que igual me favorece esa imagen xDD

besitos wpa.

Fanmakimaki dijo...

Vaya sorpresa que les diste. Ahí estás tu marcaddo el terreno, como buena madre. Deber ser muy díficil con 14 años. Yo lo temo.

bahhia dijo...

fanmakimaki, supongo que no se puede generalizar, pero si las bases son buenas, todo es más fácil. Además, todos hemos pasado por esa edad, sólo tenemos que recordarlo y no dar más importancia de la que tiene a su rebeldía, ya que es necesaria para su desarrollo.

Por otro lado, lo del chaval que se suicidó, me hizo re-pensar, y a veces nos olvidamos que "sus problemas", que para nosotros no lo son, para ellos son TODO.

Saluditossss